Viajar cerca también deleita tus sentidos

Este es uno de los relatos de quien disfruta hacer muchas cosas pero viajar cerca es su favorita.  

¿Te animas a dejarte convencer que no son necesarios miles de kilómetros para disfrutar de paraísos sacados de cuentos de hadas?

Escribo estas líneas en una de las tierras que declararon como pueblo patrimonio de Colombia: Jardín, ubicada en el departamento de Antioquia, a unas cuatro horas de Medellín (un viaje un poco largo ya que su habitual carretera se encuentra cerrada).

Muchas personas me preguntan qué es lo que más me gusta de viajar y puedo resumirlo en la premisa de tener la oportunidad de visitar lugares que se encuentran a unos cuantos kilómetros de distancia de mi lugar de residencia. 

Fachadas en las calles de Jardín

No es necesario cruzar océanos, abrir un cuento y leerlo en voz alta o esperar mil años para que ese viaje que has anhelado tanto, suceda de una vez por todas. Cada vez lo confirmo con las cortas aventuras que tengo. 

Solo piénsalo: ¿Qué lugares disfrutan tanto los turistas que yo no conozca? ¿Por qué lo hacen?

Hay miles de rostros nuevos, calles nuevas, paisajes nuevos que están aguardando por ti. 

Quisiera tener el atrevimiento para preguntarle a todas las personas que coinciden conmigo, cuáles son sus lugares favoritos de la ciudad o que estén cerca a ella. 

Y dejarme contagiar por sus historias -si es que se empeñan en tenerlas-y no perder la ilusión de que algún lugar de esos, sea el siguiente en mi lista a visitar.

viajar cerca para vivir
¿Te gustaría vivir en una casita en medio del campo?

Otra de las razones…

Que tengo para confirmar mi gusto por el explorar y viajar cerca, es por mi curiosidad innata y mis deseos de conocer la historia que ha dibujado a mi familia y a mí, para poder llevarla como insignia cuando ya mis deseos crucen fronteras y mis palabras las escriba desde otros países.

Si bien muchos lo saben, al igual que aquella persona que se me acercó un día y me dijo: ¿porqué te consideras viajera si ni siquiera conoces un continente diferente al americano? 

Mi respuesta la encontré hace poco en un libro que leí, llamado «sí se puede vivir viajando» donde una de las autoras escribía:

Definirse como viajeros es raro. ¿Acaso no lo somos todos? ¿No es la vida un viaje?. Es una inquietud filosófica que desmenuzo a menudo. Suelo terminar respondiéndome que lo que yo soy es una curiosa insaciable y por eso es que viajo tanto.  

-Arianna Arteaga

Gracias Arianna por eso. No pude haberlo dicho de otra forma. 

Así que no son solo los que viajan lejos a quienes podemos considerar «viajeros»; viajeros somos todos, siempre y cuando nuestra alma considere que no pertenece a un solo lugar y que entre más viaja más aprende a leerse a sí misma y a la de los demás.

viajar cerca para aprender
Personas en Jardín-Antioquia

En Jardín, el pueblo que mencionaba unas líneas atrás, es considerado como uno de los pueblos patrimonio de Colombia. 

Son considerados los pueblos más bonitos de este país, que son verdaderas joyas arquitectónicas y culturales.

Cuentan las crónicas que cuando los fundadores llegaron, desde el llamado Alto de las Flores, poblado de sietecueros, vieron el valle por ese entonces selvático, plagado de yarumos blancos y cruzado por dos riachuelos, y exclamaron: «Esto es un Jardín». De allí el nombre de «Jardín» que ostenta este pueblo.

viajar cerca para respirar
Vista desde el Cerro Filo de Oro

Este viaje no comenzó como la mayoría lo hacen:

Con planeación y tiempo.

Por el contrario, fue inesperado, causado por un cúmulo de sensaciones nerviosas que explotaron en mis adentros. Inquietas por marcharse me enseñaron la ruta de llegada a la terminal de transportes y fueron traducidas en un tiquete de bus sin regreso. 

Yo no sé si soy la única a la que le sudan las manos, el cuerpo se estremece y el ceño se frunce en señal de desesperación, deseando aires nuevos, aires que te recuerden qué es viajar. 

Faltando solo cinco horas para el viaje, sin la maleta lista, tenía el tiquete en mis manos. 

Siempre pienso que ojalá esa valentía la tenga algún día para comprar un tiquete de viaje a un país que nadie conozca por su nombre ni sobre su existencia. Y que lo mejor de todo, tenga menos de ocho horas para organizar mi equipaje -el de Mariana y Lápiz Viajero-. Esto realmente me ha parecido algo emocionante. (lo tengo en mi lista de sueños a realizar.)

Estando en jardín, comprobé lo excitante de viajar cerca: volver a encontrarme con la Mariana que se arriesga a viajar sola y que tiene un mundo de posibilidades a su alcance.

Parque principal en Jardín Antioquia

Cuando viajas:

No importa la distancia, y más si lo haces sola, logras entender la importancia de tener todos tus sentidos a flor de loto:

  1. Unos grandes ojos para deleitarse con nuevos paisajes y para no dejar escapar alguna nueva imagen que pinta ese lugar que visitas. 
  2. Tener tu olfato encendido para reconocer qué está pasando en aquel lugar con solo distinguir sus peculiares olores. Por ejemplo, con solo oler el café que se extendía en todo el parque en las tardes al caer el sol, podía reconocer los abuelos que disfrutaban sentarse solos o las parejas buscando contacto por el frío que acechaba a esas horas al pueblo. O también oler las mañanas que esparcen neblina y un olor a tierra húmeda proveniente de sus montañas más cercanas.
  3. Tener las orejas no de adorno sino de grabadora de pueblo que reconozca los pájaros como mejor locutor y el agua caer de la cascada como mejor despertador.
  4. Sentir que estás en otro lugar y bajarte de las nubes de la rutina, es el mejor antídoto para aterrizar. Por eso el tocar sin límites, sin prejuicios, es de mis mejores consejos. Siente la calle que palpita y recibe miles de caminantes al día, toca las paredes, como si intentaras descubrir quién las construyó y lo más importante, regálate la oportunidad de tocar nuevas personas, apretar su mano en un gesto de agrado y de agradecimiento por esas manos que como tallo, construyen historias. 
  5. Prueba nuevos sabores sin desmedida. Uno cree que por viajar cerca, no vas a encontrar nuevos sabores, nuevas texturas que comer o degustar, esto es mentiras. Así sea una fruta nueva estoy segura que vas a encontrar. En mi caso probé todos los cafés en diferentes formas y presentaciones. Confirmo lo rico de las cosas que  son hechas en su propia casa. Su propia tierra.
La tarde que se hizo café

Esto es solo una prueba más de la cotidianidad qué tenemos delante nuestros ojos. 

Algo que también quiero resaltar cuando viajo cerca, es poder retar a la incredulidad de aquellos que no reconocen que tomar un bus con destino a un lugar cercano, también cuenta en la lista de maneras de salir de tu zona de confort. 

Hace tiempo que yo no amanecía en un lugar con 8 personas en la habitación, pues mi remota comodidad se resume actualmente en una cama doble, en una habitación privada que disfruto en soledad, con un espejo y unos cuantos libros de poesía, y de vez en cuando, mi mascota rasguñando, en son de llamar la atención para dormir a mi lado. 

No recordaba el peculiar olor de las personas que habitaban en un mismo espacio, con diferentes lenguas, otros rasgos y miles de historias por contar.

Viajar cerca para observar
Rostros del pueblo

También conviene mencionar la sensación de estar perdido en la nada, en medio de todo. 

Y esto me pasó, no cuento con internet a las afueras de mi ciudad y fue mi instinto (combinada con la poca memoria que tengo) y mis deseos de preguntar por todo y a quien sea, mis compañeras de viaje, esta vez. 

Y es que perderse también hace parte del viaje. Y es la mejor forma que tengo de conocer algún sitio: sin rumbo y con un mapa en papel que te regalan en el punto de información turística del pueblo.

Eso era todo lo que tenía y eso que lo perdí de vista, lo recuperé pero un fuerte aguacero ya había soplado y mojado este papel. Y así quedó:

Mapa del municipio de Jardín

Para terminar, en repetidas ocasiones las personas me preguntan cómo llegar a este tipo de lugares o los precios que demandan. 

Lápiz Viajero no encuentra su único sentido en ser guía de viajes, destinos turísticos o consejos que no pueden dejar pasar en ciertos lugares. De eso ya encuentran mucho en la red. Quiero ir un poquito más allá y a través de las palabras poder viajar con quien me lea. 

Aquí van algunos tips, ya la decisión es tuya si te animas a viajar no solo a través de las palabras, sino haciéndolo realidad.

Lo importante es viajar.

Y como un día un amigo me dijo: «siempre estás en el paraíso.» Y yo le creo. Y quiero que también tú lo estés.

Personas de Jardín Antioquia
Parque principal – Jardín, Antioquia

Tips para viajar a Jardín-Antioquia: 

  • Queda a 4 horas de distancia de Medellín, la carretera está cerrada por un tiempo, así que se debe dar una vuelta grande para llegar, por eso tanta demora. Los pasajes se consiguen a $29.000 (COP) cada trayecto. Y la empresa con la que viajé fue Rápido ochoa desde la terminal del sur. 
  • En el pueblo y en su cercanía hay muchos hostales donde quedarse, mi elección fue Coffee&peace, buena relación precio/calidad. 
  • El lugar que tenía entre ceja y ceja por visitar fue la cueva del esplendor, puedes llegar en un tour con la única empresa que opera en el lugar (ya que  es privado, a $55.000) o caminando desde el pueblo que te toma 3 horas y allá pagas el ingreso a la cueva ($20.000). Contáctate con Organización turística de Jardín para conseguir el tour. 
  • No dejes de visitar en el pueblo: Café mirador, la garrucha qué finaliza con una vista estupenda de todo el pueblo, las cafeterías qué hay en el parque, Parque Natural Jardín de Rocas, y también (las qué más me gustan) las aventuras en la montaña (senderismo, torrentismo, parapente, cabalgabas, etcetera.)
Cueva del esplendor
Cueva del esplendor – Jardín, Antioquia

Esta es una invitación más, para aquellas personas que se empeñan en viajar, pero no lo hacen cerca. Porque también es una forma de deleitar tus sentidos.

Si te animas a hacerlo, espero tu comentario.

7 comentarios en “Viajar cerca también deleita tus sentidos”

  1. Me encantó. Y por supuesto que me animo a viajar. Primero por Antioquia, después por Colombia y finalizar recorriendo el mundo entero. Gracias por inspirarme a salir de mi zona de confort y emprender el viaje más importante, el viaje de mi propia vida.
    Con amor,
    Lina Escobar ❤️

  2. Me fascina como escribes.tienes una redacción amena.describes los lugares como son y yo que conozco a jardín, me encantó cómo haces el viaje y que decir de tus fotos, son más lindas, que el colorido de la realidad.felicitaciones un saludo a tu madre

  3. Marcela Cadavid

    Y quien no se anima … semejante descripción tan cálida y bella, nos haces transportar con tus palabras e imágenes. Me encantó viajera tu experiencia, eres una aventurera empoderada de tu camino y tus letras.

  4. I’ve been surfing online more than three hours
    today, yet I never found any interesting article like yours.
    It’s pretty worth enough for me. In my view, if all website owners and bloggers made good content as you did,
    the web will be a lot more useful than ever before.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *